Brasil quiere atraer mano de obra extranjera cualificada

El gobierno brasileño pretende atraer al país inmigrantes extranjeros de alta cualificación profesional, de acuerdo con un proyecto que está siendo desarrollado por el Ministerio de las Relaciones Exteriores (Itamaraty) y se estima sea promulgado en el segundo semestre de 2018.

“Esperamos promulgarlo en el segundo semestre, a través de una ordenanza conjunta con el Ministerio de Justicia y el Ministerio del Trabajo”, dijo Paulo Gustavo Lamsen de Sant'Anna, jefe de la División de Inmigración del Departamento de Inmigración y Asuntos Jurídicos del Itamaraty.

“Estamos dedicando mucha atención a la normativa que va a tratar de la atracción de mano de obra altamente cualificada al país. En Brasil nunca hubo una política activa para atraer a ese tipo de profesional, que todos los países necesitan para su desarrollo y que son muy requeridos en todo el mundo”, resaltó Sant'Anna.

Ahora, el gobierno brasileño pretende disminuir la burocracia y facilitar las condiciones para que extranjeros cualificados vengan al país. También buscará definir, según Sant'Anna, las “áreas estratégicas en que se podrá hacerlo”.

Además, Brasil también buscará reglamentar el tema de la reunión familiar, que regulariza la situación de personas que vengan al país para unirse con familiares inmigrantes. “Esperamos tener la ordenanza lista hasta el final de esta semana”, dijo a Agência Brasil André Furquim, director adjunto del Departamento de Migraciones del Ministerio de Justicia.

Fomento de la cualificación

Para Diana Quintas, directora de Comunicación y Mercadotecnia de la Asociación Brasileña de Expertos en Migración y Movilidad Internacional, la promulgación de las dos ordenanzas es fundamental. La venida de extranjeros con capacitación profesional, por ejemplo, “estimula el mercado local a calificarse cada vez más”, señaló.

“Mientras tenemos menos de un millón de inmigrantes en Brasil, fuera del país son más de 3 millones de brasileños. Por esa razón, el tema migratorio está lejos de ser un problema para nuestra mano de obra. Si el país recibe a extranjeros es porque hace inversiones, y eso es algo que también va a impulsar nuestra economía”, explicó Quintas.

La ordenanza sobre el tema familiar es muy importante, dijo, “porque permitirá que un candidato que venga a trabajar en Brasil, por ejemplo, pueda traer a su familia en el mismo proceso de visa”.

“Hasta hoy no logramos hacerlo en concomitancia con el proceso del candidato principal [a la inmigración]. Eso ha causado un gran impacto en las familias que vienen a Brasil, pues a menudo vence el plazo de permanencia en el país y las personas que están irregulares pueden ser multadas. [La unión familiar] es algo que forma parte del decreto, pero no se ha podido implantar porque hace falta una ordenanza”, dijo.

Nueva Ley de la Migración

La nueva Ley de la Migración completa esta semana un año. En ese periodo “ha habido muchos avances, tal como la implantación de la visa electrónica, pero la aplicación de la ley aún enfrenta algunas dificultades”, dijo Sant'Anna.

“Cambiar ahora una ordenanza de más de 30 años —lo que implica cambiar todas las prácticas— es algo muy difícil, complicado y exige tiempo”, apuntó.

Para Hugo Gallo de Silva, presidente del Consejo Nacional de Inmigración y coordinador general de Inmigración del Ministerio del Trabajo, Brasil aún está en transición hacia un nuevo regulatorio. “Hay un gran esfuerzo en marcha para reglamentar y adaptar los sistemas. Por supuesto, aún quedan problemas por resolver, pero el principal avance de la ley es reconocer al inmigrante como un efectivo sujeto de derecho”.

En la opinión de Quintas, la nueva Ley de Migración “es muy beneficiosa si comparada a la ley anterior, que era muy rígida y proteccionista y consideraba al extranjero una amenaza a la seguridad nacional”. A pesar de ello, señaló, aún hay problemas para aplicar la nueva normativa.

“Esa nueva ley muestra un espíritu de apertura y trae derechos y garantías para los extranjeros y migrantes en Brasil. Sin embargo, fue promulgada en mayo [del año pasado] y solo empezó a vigorar tras seis meses. El mayor problema de ese primer año es que el decreto solo fue publicado el día en que empezó a vigorar la ley, el 21 de noviembre. Por esa razón tardó muchos meses hasta que se implantara todo, y hay cosas que aún están por implantar”, apuntó.

Via Feed Últimas https://ift.tt/2IDOczc
Compartilhe no Google Plus

0 comentários:

Postar um comentário