Economía verde puede generar millones de empleos en América Latina

La economía verde tiene el potencial de generar millones de empleos en América Latina y el Caribe y disminuir los costos laborales derivados de los problemas ambientales modernos, como el cambio climático, la sobreexplotación de recursos naturales y la contaminación de los ecosistemas. La conclusión figura en el último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), divulgado esta semana.

El estudio Perspectivas Sociales y de Empleo en el Mundo 2018 indica que los esfuerzos para combatir el cambio climático hasta 2030 generarán un saldo positivo de 18 millones de empleos en todo el mundo. La estimación incluye, por ejemplo, aquellos empleos que serán creados en los sectores de construcción y manufactura para posibilitar la generación de nuevas fuentes de energía y avanzar hacia una mayor eficiencia energética.

Fuerzas poderosas

Según el director regional de la OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar-Xirinachs, “los desafíos planteados por la sostenibilidad ambiental son una de las fuerzas poderosas que están moldeando el futuro del trabajo en esta región, por lo que es necesario tomar medidas para maximizar sus beneficios y enfrentar efectivamente sus amenazas”.

El estudio del organismo de la ONU destaca que, en esa región del planeta, con tantos recursos naturales abundantes, áreas costeras y gran diversidad de ecosistemas, “es indiscutible que el mundo del trabajo está intrínsecamente relacionado con el medio ambiente”. En este escenario, “los empleos verdes son catalizadores de la transición hacia la sostenibilidad ambiental”.

Salazar-Xirinachs advierte que “hay enormes oportunidades en una economía verde, pero también un potencial de destrucción de puestos de trabajo. Por eso, es necesario garantizar que los trabajadores tengan acceso a la protección social, adquieran un conjunto correcto de cualificaciones y que las economías de la región tengan la capacidad de hacer la transición entre industrias tradicionales e industrias más verdes”.

El director enfatizó que "el principal desafío es hacer que la transición sea justa para todos”. Resalta que “aunque haya creación de puestos de trabajo, hay trabajadores y comunidades que saldrán perdiendo”. Por eso, “es muy importante garantizar que la región esté lista para aprovechar las oportunidades de empleo que surgen e impedir el aumento de las desigualdades”.

Economía circular

El especialista de la OIT en Econometría del Trabajo, Guillermo Montt, quien participó en la preparación del informe, explicó que “en América Latina y el Caribe, al menos un millón de empleos serán creados como resultado del uso de energías renovables, mayor eficiencia energética en inmuebles y mayor demanda de coches eléctricos y otras tecnologías de cambio en el patrón de consumo para combatir el cambio climático”.

Los datos recogidos en el estudio indican que la región podría generar otros 4 millones de puestos de trabajo con el desarrollo de la llamada “economía circular”. Este modelo económico promueve la reutilización, la reparación, el reciclado, la remanufactura y la mayor durabilidad de productos, como una alternativa al modelo lineal de extracción, fabricación, uso y descarte que prevalece en las últimas décadas.

Para Montt, "la transición a una economía verde implica cambios en casi todos los sectores económicos, incluyendo energía, agricultura, transporte, construcción, minería, pesca, etc.”. Él dice que “el progreso hacia una economía sostenible más general tendrá un impacto en todos los sectores” y las opciones que se tomen “determinarán si traerán empleos y trabajo decente para la región”.

La OIT cree que medidas de mitigación evitarán los efectos negativos de la degradación ambiental en el mundo del trabajo.

 

*Con información de ONU News

Via Feed Últimas http://bit.ly/2T6MavP
Compartilhe no Google Plus

0 comentários:

Postar um comentário