Acuerdo con la UE es cómodo para agricultura brasileña, dice ministra

La ministra de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento, Tereza Cristina, dijo el lunes (1) que el texto del tratado de libre comercio firmado entre el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión Europea (UE) es “cómodo” y de acuerdo con lo que Brasil y la agricultura brasileña querían.

“Creo que logramos vencer la barrera que teníamos, y el texto quedó muy cómodo para lo que Brasil y la agricultura brasileña querían”, afirmó la ministra, tras participar en un evento de la Confederación de Agricultura y Ganadería de Brasil, en Brasilia.

Según Tereza Cristina, el acuerdo será beneficioso tanto para el Mercosur como para la UE y debe ser aprobado por el Congreso brasileño en los próximos dos años.

“Los impactos son, en su gran mayoría, beneficiosos para Brasil, principalmente para la agricultura. Varios productos tuvieron su arancel reducido a cero y otros tuvieron reducciones significativas. Eso destraba a Brasil y trae modernidad a nuestra agricultura, con máquinas que pueden venir, máquinas que aún no tenemos”, dijo la ministra. Ella destacó que el acuerdo traerá beneficios también para los sectores industrial, de servicios y de obras públicas.

En cuanto a la posibilidad de que surjan problemas debido al llamado principio de precaución, una garantía dada a los países contra eventuales riesgos aún no identificados, dijo que “ese fue uno de los puntos difíciles de vencer”. “Porque la Unión Europea tiene esto como base en sus últimos acuerdos, y los parlamentos europeos no reciben más acuerdos que no tengan ese principio explícito”, dijo.

De acuerdo con el principio de precaución, la ausencia de la certeza científica formal en cuanto a riesgos de daños (serios o irreversibles) puede justificar la aplicación de medidas preventivas.

La ministra negó que las recientes autorizaciones para el uso de agrotóxicos hasta entonces prohibidos en Brasil también puedan resultar en más barreras comerciales contra el país. “Brasil no sobrepasa ninguno de los límites de residuos en sus exportaciones. Hemos firmado protocolos internacionales que necesitan ser cumplidos, y todos son cumplidos. Hay mucha gente mezclando asuntos que no se mezclan y no se confunden”, dijo.

Proteccionismo

Tereza Cristina subrayó que, a menudo, la cuestión ambiental es usada por países europeos como estrategia para garantizar mercados. “Quieren difamar la imagen de Brasil en el medio ambiente para impedir el comercio. No creo que nuestros productos tengan algún tipo de problema. Por el contrario: son ​​cada vez más consumidos en el mundo. Y Europa los necesita.”

“Brasil y Estados Unidos son los dos únicos países que pueden suplir la falta de alimentos que tendremos en los próximos 30 años. Son las dos potencias alimentarias del mundo y Europa lo sabe. Hay productores franceses e irlandeses que quieren esa reserva de mercado que el retraso dejó para Brasil. Pero creo que Brasil fue, pateó el penal e hizo el gol”, afirmó la ministra.

Via Feed Últimas https://ift.tt/2IDOczc
Compartilhe no Google Plus

0 comentários:

Postar um comentário