Brasil: Países ricos no cumplen con acuerdos de protección ambiental

En una nota publicada la noche del lunes (26), la cancillería brasileña dijo que los países ricos no han cumplido con los acuerdos que establecieron los mecanismos de financiación de las actividades que llevan a cabo los países en desarrollo para reducir la deforestación y reforestar las áreas degradadas.

La declaración responde al reciente anuncio de que los países que integran el G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido) ofrecieron al gobierno brasileño US$ 20 millones para impulsar los esfuerzos de reforestación de la Amazonia.

La oferta sin debate previo con los ocho países amazónicos (Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana, Perú, Surinam y Venezuela, que comparten la cobertura forestal con la Guyana Francesa, un departamento de ultramar de Francia) fue discutida por los líderes del G7 en la cumbre 45, que concluyó ayer en Francia.

La cancillería brasileña afirma asimismo que sigue las noticias sobre el supuesto lanzamiento de nuevas iniciativas relacionadas con la Amazonia. A continuación, se opone a que se adopten nuevas medidas sin que antes se cumplan las ya acordadas.

"El gobierno brasileño recuerda a quienes la posibilidad de lanzar tales iniciativas que ya existen varios instrumentos en el ámbito de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático para financiar actividades de reducción de la deforestación y de reforestación”, dice la nota en referencia a los compromisos asumidos por los países que participaron en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro en 1992.

Uno de los instrumentos mencionados es el Acuerdo de París de 2015, un desarrollo de Río 92, por el cual los países signatarios acuerdan adoptar medidas para mantener la temperatura media de la tierra por debajo de los 2.º C. Además, los países desarrollados deberían invertir US$ 100 mil millones anuales en medidas para combatir el cambio climático en los países en desarrollo.

El acuerdo firmado en 2015, según la cancillería, “no se está cumpliendo ni remotamente”. Aunque Brasil haya reducido reconocidamente las emisiones de gases de efecto invernadero en unos 6 mil millones de toneladas y frenado la deforestación y la degradación de los bosques, todavía está a la espera de la contraparte de los países desarrollados, estimada en US$ 30 mil millones.

La nota también menciona a Francia, un país del que la cancillería espera compromiso y claridad con respecto a los objetivos establecidos. "Se espera de Francia y de otros países que apoyen sus ideas que se participen activamente en esas discusiones en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en lugar de lanzar iniciativas redundantes con montos considerablemente inferiores a sus compromisos internacionales e insinuaciones ambiguas sobre el principio de la soberanía nacional".

La cancillería concluye la nota afirmando que Brasil está dispuesto a avanzar “de manera soberana, en línea con los instrumentos internacionales que hemos suscrito y con nuestra propia política ambiental, en la implementación de acciones concretas para combatir la deforestación y la degradación de los bosques, especialmente en la Amazonia”.

Via Feed Últimas https://ift.tt/2IDOczc
Compartilhe no Google Plus

0 comentários:

Postar um comentário