Oxfam: trabajadores temporales de la fruticultura viven en la pobreza

Trabajadores temporales de los cultivos de frutas en el Nordeste brasileño están sujetos a prácticas laborales degradantes y bajos salarios, aunque el sector frutícola está compuesto por empresas estructuradas y con diversas certificaciones. La conclusión es del informe “Frutas Dulces, Vidas Amargas”, publicado esta semana por Oxfam Brasil, una organización independiente y sin fines de lucro.

“En muchas empresas que tienen varias certificaciones importantes como Rainforest, Fair Trade o Global Gap, que es específica de las cadenas de supermercados, todavía encontramos, aunque no sistemáticamente, casos de prácticas laborales muy malas e incluso degradantes, especialmente contaminación por pesticidas, intimidación, a veces falta de inodoro, falta de comedor, es decir, infraestructura inadecuada”, dijo Gustavo Ferroni, responsable del informe.

Oxfam Brasil analizó las cadenas de tres frutas importantes –melón, uva y mango– en Rio Grande do Norte y en el perímetro de riego del Valle de São Francisco (Petrolina y Juazeiro). “Lo que vimos es que el cultivo de fruta está bien desarrollado tecnológicamente y es capaz de satisfacer los mercados más exigentes del mundo, pero, en términos de desarrollo local, los resultados son bastante insuficientes.”

Según los datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), las frutas que llegan a la mesa de los brasileños y también al extranjero generan alrededor de US$ 9.500 millones por año, pero no pueden garantizar condiciones regulares para gran parte de los trabajadores del campo

“Vimos que existe una situación de vulnerabilidad muy alta de los trabajadores temporales, que viven en la pobreza. Esto fue muy sorprendente porque la cadena de frutas está razonablemente organizada, con una alta tasa de formalización, pero lo que encontramos fue que casi la mitad de estas personas trabaja menos de seis meses al año y no tiene otras oportunidades en la región”, dijo Ferroni.

Melón, Uva y Mango

La cosecha de melón, uva y mango dura hasta seis meses, para lo que existe un régimen de trabajo temporal. Sin embargo, la mayoría de los trabajadores en estas regiones no logran otra fuente de ingresos durante el resto del año debido a la falta de oportunidades locales. Por lo tanto, lo que ganan en el período de cosecha utilizan para el sustento durante todo el año.

Con base en esta realidad, Oxfam dividió por doce (los meses del año) el valor recibido por los trabajadores temporales durante el período de cosecha de melón, mango y uva, lo que resultó en un valor mensual promedio de unos US$ 167, US$ 145 y US$ 144 respectivamente, todos por debajo del salario mínimo actual de Brasil, que equivale a unos US$ 243. “Sus ingresos los ubican entre el 20% más pobre de la población. Si no tienen otros ingresos en el año, es lo que tendrán”, dijo Ferroni con base en los datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El informe trajo la historia de Carmem Priscila Silva Souza, de 25 años, quien durante los cinco meses de cosecha se despierta a las 5 de la mañana para trabajar en la producción de melón en Río Grande del Norte. “Si no consigo otro trabajo, espero hasta que comience otra cosecha. Este último año me quedé en casa”, dijo Carmen al investigador de Oxfam. Ella está casada y es madre de una pareja gemela de 4 años. Cuando está empleada, recibe un salario mínimo.

Distribución de ingresos

Una de las soluciones señaladas por Ferroni sería aumentar los ingresos de los trabajadores durante la cosecha para que puedan prepararse financieramente para el resto del año. Otra sugerencia es desarrollar más oportunidades de trabajo en la región para que estas personas no sean tan vulnerables y dependientes del trabajo temporal en el cultivo.

“Encontramos situaciones en las que los trabajadores pasan hambre. A veces termina el mes y no tienen nada para comer, tienen que elegir entre comprar comida o comprar medicamentos para sus hijos. Son situaciones que pensamos que podrían haber dejado de existir”, dijo Ferroni.

Para Oxfam, la discriminación de ingresos contra las mujeres rurales, la falta de protección adecuada contra la contaminación por pesticidas, el trabajo temporal y las condiciones inapropiadas, especialmente para las mujeres, son factores que impiden a muchas personas de superar la pobreza.

“El argumento de que cualquier trabajo es mejor que ningún trabajo pone a los trabajadores la carga de aceptar cualquier condición de trabajo y exime a los sectores económicos de sus responsabilidades. Esto no es justo. La cadena de frutas genera riqueza y es necesario que se distribuya mejor esta riqueza”, dijo Katia Maia, directora ejecutiva de Oxfam Brasil, quien señala que la fruticultura se celebra como una actividad emblemática del potencial de los semiáridos brasileños, una cadena de producción moderna. del país y generadora de miles de empleos.

Para ella, sin embargo, hay serios problemas que deben abordarse para garantizar una vida decente a las personas que están recogiendo las frutas que llegan a nuestras mesas. “Y los supermercados tienen el deber y la responsabilidad de ayudar a cambiar este escenario preocupante al que apuntamos”, dijo Katia.

Responsabilidad compartida

El informe señala que los supermercados más grandes de Brasil –Carrefour, Pão de Açúcar y Grupo Big– detienen el 46,6% del mercado mayorista del país y pueden ayudar a presionar a sus proveedores para garantizar mejores condiciones de trabajo a los fruticultores temporales. Para Oxfam, condiciones de trabajo y salarios dignos deberían ser parte de los criterios de estos supermercados para elegir a sus proveedores.

“Por supuesto, no se puede eximir a los productores y ellos también deben mejorar, pero los supermercados tienen mucho poder”, dijo Gustavo Ferroni. “Los supermercados tienen el poder económico y político para influir en estos proveedores, que también son grandes productores de la región, para que mejoren sus prácticas.”

El Grupo Big dijo en un comunicado que está comprometido con mantener una cadena de suministro que cumpla con la legislación social y ambiental. El grupo desarrolla un Programa de Calificación y Certificación para todos sus proveedores de perecederos, lo que incluye un programa de gestión de riesgos de residuos de pesticidas para todos los proveedores de frutas. legumbres y verduras.

El sistema, según la compañía, va más allá de la trazabilidad de los alimentos y proporciona auditorías en haciendas y análisis de residuos de pesticidas. “Respecto al estudio en cuestión, declara que todos sus proveedores de frutas del Nordeste tienen certificados reconocidos a nivel mundial, como el Global Gap Risk Assessment of Social Practice, el Global Gap, o son auditados por la WQS”, afirma el comunicado.

Carrefour informó que valora el respeto y el bienestar de todos en sus cadenas de producción y que la red tiene un Código de Ética y Social para Proveedores con cláusulas estrictas. La compañía refuerza su compromiso con la defensa de los 10 principios del pacto global de la ONU.

“En línea con las condiciones existentes en sus contratos, la compañía repudia cualquier conducta que constituya trabajo esclavo o en condiciones diferentes a las previstas por la ley. La compañía refuerza que realiza auditorías anuales con proveedores del protocolo Sabor & Qualidade y, en el caso de la marca Carrefour, las mejores prácticas de la cadena están garantizadas por Global Gap, certificación internacional del agronegocio”, dice la nota.                                                         

El Grupo Pão de Açúcar no respondió a nuestra solicitud de contacto hasta la publicación de este artículo.



from Feed Últimas https://ift.tt/2IXVYpp
via gqrds
Compartilhe no Google Plus

0 comentários:

Postar um comentário